Las células madre vegetales contienen todo el "poder" y los ingredientes activos necesarios para el desarrollo de la planta. La combinación de estas sustancias es una herramienta valiosa para restaurar y preservar el equilibrio natural de nuestro cuerpo.